Ritual de protección diario

Ccs Inaccesible

Veronica Pedraza Diaz

Cada mañana, sin importar si es día de semana o el anhelado “finde”, sigo mi rutina diaria de despertar, cepillarme los dientes, bañarme (en la regadera o con tobito, según lo decida Hidrocapital o la conserje), y proceder a alistarme para salir a la calle.

Muchas mujeres aseguran que no pueden dejar su casa sin echarse perfume, otras alegan que la desnudez es ir a la calle sin zarcillos, y ahora para la gran mayoría es el celular o dispositivo móvil lo que es indispensable tanto para las féminas como para los caballeros.

Con suerte no dejo ninguna de estas tres cosas; sin embargo, mi mañana lleva un grato ritual de protección. Al salir de casa, me despido con un “ción” y llevo conmigo no sólo la protección de mi madre, sino la de uno de los vigilantes del edificio, quien cada vez que tiene guardia a primeras horas del día, me abre amablemente la puerta y además de saludar y desearme un feliz día, se despide con un fraternal “Dios la bendiga”, acompañado de una entusiasta sonrisa.

A pesar de las creencias de cada uno, siempre son bienvenidos los buenos deseos. Doblemente protegida, sigo mi camino satisfecha por la noble iniciativa y los refuerzos espirituales.

Anuncios

Exprésate

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s